jueves, 21 de marzo de 2013

Características de los cuentos maravillosos


Características generales de los cuentos maravillosos.

 

El relato maravilloso es un relato de carácter breve, de origen popular, y de transmisión oral, en el que intervienen seres sobrenaturales -hadas, brujas, duendes, dragones, etc.- o bien ocurren actos mágicos.

 
Lo más característico de este tipo de relato se encuentra en que posee una estructura muy fija que puede ser resumida así: “el héroe (o personaje principal) padece una carencia (el pequeño labrador que es pobre) o bien sufre una agresión externa (los animales que son maltratados por sus amos el “Los músicos de Bremen”); entonces se aleja del hogar familiar; en su camino encontrará un donante que le hará entrega de un objeto maravilloso, o un ayudante mágico que le auxiliará (el gato con botas que ayuda al hijo menor), o a un informante que le instruirá en el comportamiento correcto que deberá hacer para triunfar; gracias a alguna de estas ayudas lograra superar las pruebas y obtener lo que quiere (casarse con la princesa, vencer al dragón, reparar una fechoría). 

En otras palabras, siempre se da los comienzos desventurados o poco buenos del héroe y los finales inevitablemente felices.

 
Respecto a la acción del cuento se desarrolla en un tiempo irreal e indefinido y esto queda marcado con la fórmula tradicional con la que siempre se abren “Erase una vez...”  “Hace más de mil años...”  “Hubo hace mucho tiempo...” Hubo una vez...” “Cuando los animales hablaban...”. Esta inexactitud o vaguedad en el comienzo simboliza el abandono del mundo concreto, de la realidad cotidiana.

 
Los lugares en los que se desarrollan, por regla general,  son: caminos, praderas, montañas, ríos y  mares, fuentes, castillos, casas, iglesias, para generalizar podemos decir que se trata de lugares naturales, de los cuales se da una mínima descripción, sin entrar en ningún detalle de los mismos.

Así mismo, por la presencia de reyes y reinas, príncipes y princesas, labradores, campesinos y esclavos se habla de un contexto medieval.

 
Desde el punto de vista de los personajes, estos se presentan como tipos invariables (arquetipos) y no como personas ya que no poseen carácter o personalidad definida. Sus orígenes, características y actuaciones son siempre exagerados. Encarnan virtudes o defectos terribles.

El héroe encarna las mejores virtudes: belleza, bondad, valor, fuerza, generosidad... y sobretodo astucia, ingenio; y sus ayudantes, animales o seres sobrenaturales (hada, mago,  etc.) usan sus cualidades sobrenaturales para socorrerlo. Muy por el contrario, los antagonistas son malvados, crueles, envidiosos, egoístas, feos, etc.

 
El narrador es omnisciente y tiene una autoridad absoluta. Su actitud consiste en presentar versiones como verdades absolutas. Es una voz impersonal que todo lo sabe y no se equivoca.

Ante esta voz sapiente y este mundo tan cerrado y estructurado, el lector es apenas un receptor de acontecimientos que pone en marcha una serie de acciones cuyo principio y final ya están dados de ante mano. Es por ello también, que el receptor apenas se cuestiona lo que lee, en ningún momento dice: “esto es imposible”. El receptor, al igual que el protagonista, son pasivos ante la historia.

 
El final es casi siempre feliz: la boda, el perdón, el restablecimiento de la felicidad inicial...; y los malos son cruelmente castigados, hasta incluso con su propia vida. Se cierra el final de la historia con algunas de las fórmulas: “se acabó mi cuento con pan y pimienta y todos contentos.” “Y vivieron felices y comieron perdices y mí me dieron con los huesos en las narices.” Etc.

 
La sencillez de la lengua empleada: directa fluida y sin ningún tipo de artificios, aunque frecuentemente muy expresiva. Hay uso de refranes y proverbios, comparaciones, onomatopeyas entre otras, que son características propias de las narraciones populares de transmisión oral.

 
Recapitulando: tiempos y espacios remotos e indefinidos, narrador omnisciente, personajes arquetípicos, comienzos desventurados del héroe y finales casi siempre felices, contexto medieval  con descripciones mínimas, repartición sistemática de premios y castigos según las acciones de los personajes; todos estos elementos configuran (crean) un cuento cerrado y que sólo admite una lectura y presupone un receptor crédulo (pasivo).  

 

4 comentarios:

  1. Genial me sirve mucho para mi integrador de Practicas del lenguaje , Muchasss Gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno !! Me alegra mucho saber que mis aportes ayudan a otros. Mucha suerte en tu integrador.

      Eliminar
  2. Muy buen aporte me sirvió mucho para mi examen de lengua mil gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada amigo. Que bueno que mis aporten aportes sirvan de algo.
      Gracias por comentar!!!

      Eliminar